Nacionales

Envían a la cárcel capitán del INPEC involucrado en fuga de Aída Merlano

La juez 70 de control de garantías envió a prisión al capitán del INPEC, David Alexander Álvarez Cárdenas, tercer detenido en el caso de la fuga de Aída Merlano.

La juez encontró motivos para dictar esta medida porque debido a su cargo de capitán puede presionar a los testigos para que no ayuden en la investigación.

Representa un peligro para la comunidad carcelaria. La juez 70 de control de garantías aseguró que cuando un servidor público actúa de manera deshonesta, es posible que su actuar delictivo continúe una vez termine la sanción de tres meses que le impuso la Procuraduría.

Al capitán Álvarez Cárdenas, le imputaron los delitos de prevaricato en calidad de autor y favorecimiento de fuga es en condición de coautor.

Este hombre es acusado presuntamente de ayudar en la fuga de Aída Merlano y para juez hya elementos probatorios de esta conducta ya que según testigos en más de 26 años no se presentaban permisos para asistir a tratamientos estéticos.

En una accidentada audiencia se definió la medida de aseguramiento en contra del capitán del Inpec David Alexánder Álvarez Cárdenas, procesado por el caso de la fuga de la excongresista Aída Merlano Rebolledo.

La diligencia estaba prevista para las 2:00 de la tarde, pero hubo necesidad de cambio de sala por cuenta de la cantidad de guardianes del Inpec que, vestidos de civil, llegaron hasta el complejo judicial de Paloquemao para apoyar al funcionario que tiene líos con la justicia.

A eso se sumó la negativa de la jueza 70 de que se transmitiera la audiencia en la sala de prensa, pese a que todo fue acondicionado para que así se hiciera.

Con todo y retrasos la sesión se inició a las 4:30 de la tarde, con la exposición del delegado de la Fiscalía que enfatizó que para el día de la fuga de Merlano Rebolledo el capitán Álvarez estaba de vacaciones y que pese a ello dio la orden de que se hiciera el traslado de la excongresista conservadora a la cita odontológica.

Las órdenes las impartió vía radio luego de que desde la penitenciaria de El Buen Pastor le dijeron que no había personal para acompañar el traslado a lo que el capitán Álvarez dispuso de un esquema que no era acorde a la categoría de seguridad que requería la interna.

Trajo a colación el delgado de la Fiscalía una serie de testimonios de otros uniformados que señalaron bajo la gravedad de juramento que era evidente el trato preferencial que Álvarez le prodigaba a Merlano, después de que la excongresista había anunciado una demanda en contra del uniformado por, según una queja que interpuso, en la que aseguraba que era víctima de los malos tratos.