Politica

Gobierno Petro radicó ante el Congreso la reforma tributaria

Ante la Secretaría de la Cámara de Representantes fue radicado el proyecto de ley de reforma tributaria del nuevo gobierno de Gustavo Petro.

Entre los puntos claves de la iniciativa están un impuesto al patrimonio desde los $3.000 millones y contribución especial del sector petróleo, carbón y oro.

El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, radicó la reforma con la que se busca un recaudo de 25 billones de pesos durante el primer año.

Según el jefe de las finanzas públicas, el impacto de esta reforma permitiría reducir la pobreza en cuatro puntos porcentuales.

La iniciativa contiene entre otras cosas un impuesto al patrimonio, desde los 3.000 millones de pesos, teniendo en cuenta que actualmente es desde 5.000 millones de pesos.

Un mayor impuesto a las personas naturales que devengan desde 10 millones de pesos al mes, limitando los beneficios tributarios que tienen hoy en día esos sectores. 

En cuánto a las empresas, se limitaran varios beneficios tributarios aunque la tasa se mantiene igual.

Impuesto a exportaciones de carbón, oro y petróleo

También se propone un impuesto a las exportaciones de petróleo, carbón y oro, con el fin de» lograr una redistribución de las ganancias extraordinarias que percibe el sector minero-energético, en épocas de precios altos hacia las familias colombianas más vulnerables, a través de mayor gasto social».

Con este impuesto a las exportaciones es también se busca ,»acelerar la diversificación productiva, enmarcada en el proceso de transición energética, llevando al país a una estructura económica que sea sostenible ambientalmente, al tiempo que genera mayores ingresos que permitirían fortalecer el gasto social del país, dirigiéndolo, principalmente, al gasto social, fortalecimiento de las finanzas públicas y las familias colombianas de menores ingresos». 

Así mismo, se propone mantener la  sobre tasa al sector bancario y las empresas no tendrán un impuesto adicional al que ya tienen. 

Días sin IVA

Durante la socialización de la iniciativa, el ministro Ocampo reiteró que los días sin IVA no van más.

Según  el texto radicado, «los días sin IVA corresponden a una exención fiscal a través de la cual, durante tres días al año, se elimina temporalmente el pago del Impuesto sobre las ventas -IVA por parte de los consumidores sobre un determinado grupo de productos. Esta medida tiene el objetivo de fomentar la actividad económica a través de un incremento en el gasto privado y un mayor dinamismo del comercio».