Nacionales

Los colombianos salen a las urnas a elegir al próximo presidente

Más de 39 millones de colombianos están convocados a las urnas este domingo para elegir al próximo presidente de un país que reclama cambios y que llega a las urnas dividido entre las opciones de izquierda y derecha tras una campaña marcada por denuncias de supuesto fraude, atentados y espionaje.

El censo electoral está compuesto por 39.002.239 ciudadanos, pero como la abstención en el país suele ser cercana al 50 % se espera que voten unos 20 millones de colombianos en los 12.263 puestos instalados en todo el país por la Registraduría, entidad que organiza los comicios y que a raíz de las fallas que tuvo en las legislativas del 13 de marzo ha sido blanco de numerosas críticas.

La Registraduría comenzó la semana pasada a distribuir el material electoral en todo el país y en los grandes centros de votación, como el de Corferias, en Bogotá, trabajadores ultimaban este sábado el montaje para recibir mañana a decenas de miles de sufragantes.

De los seis candidatos, solo tres tienen posibilidades reales, según las encuestas de intención de voto: Gustavo Petro, del Pacto Histórico; el derechista Federico Fico Gutiérrez, de Equipo por Colombia Fico, y Rodolfo Hernández, de la Liga de Gobernantes Anticorrupción.

Dada la división del electorado, es altamente probable que sea necesaria una segunda vuelta el 19 de junio entre los dos más votados este domingo.

Los colegios electorales abrirán a las 8.00 de la mañana y cerrarán a las 4:00 de la tarde, y se calcula que unas dos horas después ya habrá resultados consolidados que permitan saber si finalmente los colombianos tendrán que volver a las urnas tres semanas después.

El fantasma del fraude

Con ese panorama termina una de las campañas más hostiles de los últimos años y en la que el fantasma del fraude fue atizado por los distintos candidatos.

Las fallas en el conteo de votos de las legislativas, que fueron corregidas en el escrutinio definitivo, en el cual el Pacto Histórico sumó cerca de 400.000 votos más que los que se la habían adjudicado inicialmente, dejó en el aire la sospecha de irregularidades electorales.

Los principales candidatos le han dado hasta último momento a la tecla de la falta de garantías electorales por parte de la Registraduría, e incluso Petro, que el mes pasado denunció un presunto plan para atentar contra su vida, también habló hace una semana de un supuesto plan del Gobierno de suspender los comicios que lo dan como favorito.

Estos comicios serán unos de los que mayor observación internacional tendrán, con la presencia por primera vez de una Misión de Observación de la Unión Europea (UE), que se ha desplegado por todo el país para acompañar el proceso.

Para garantizar la seguridad y normalidad en las elecciones, el Gobierno puso en marcha el «Plan Democracia», del cual hacen parte más de 300.000 integrantes de las Fuerzas Armadas y de la Policía.