Nacionales

21 militares reconocen responsabilidad en 247 falsos positivos ante la JEP

Eduardo Cifuentes, presidente de Jurisdicción Especial para la Paz. – Foto: cortesía JEP

Ante la Sala de Reconocimiento de Verdad de la  Jurisdicción Especial para la Paz 21 miembros del Ejército reconocieron su responsabilidad en 247 casos de falsos positivos en El Catatumbo y en la Costa Caribe.

Dentro de ellos se encuentra el general (r) Paulino Coronado, quien manifestó por escrito ante la JEP:

«Presento mis sentimientos de perdón por el gran dolor causado por los execrables actos cometidos, conllevando al deceso de seres inocentes que se presentan como combatientes, dejando profunda desolación entre sus seres queridos, a quienes ofrezco mi absoluta disposición para contribuir en el esclarecimiento de la verdad, como medio reparador».

También están once oficiales, seis suboficiales, tres soldados y un tercero civil reconocieron su responsabilidad en el asesinato y desaparición forzada de, al menos, 120 personas en El Catatumbo y 127 en la Costa Caribe, que fueron presentadas falsamente como bajas en combate, casos conocidos en Colombia como los falsos positivos.

Los coroneles Santiago Herrera Fajardo y Rubén Darío Castro Gómez, los tenientes coroneles Álvaro Diego Tamayo Hoyos y Gabriel de Jesús Rincón Amado, el mayor Juan Carlos Chaparro Chaparro, el capitán Daladier Rivera Jácome, el sargento segundo Rafael Antonio Urbano Muñoz, el sargento segundo Sandro Mauricio Pérez Contreras, el cabo primero Néstor Guillermo Gutiérrez Salazar y el tercero civil Alexander Carretero Díaz.

Con este reconocimiento dentro del Caso 03: ‘Asesinatos y desapariciones forzadas presentados como bajas en combate por agentes del Estado’, el paso a seguir es poner en marcha un proceso restaurativo de la mano de las víctimas y preparar la audiencia pública de reconocimiento de verdad y de responsabilidad.

Este proceso para llegar a la audiencia de reconocimiento por falsos positivos tomará unos cuatro meses para definir cuántas audiencias se deben hacer y que las víctimas tengan la verdad, justicia y reparación que por años han exigido.

Este reconocimiento público se puede dar en el territorio con presencia y participación de las familias de las víctimas de los falsos positivos en Colombia.