Actualidad

Continúan las denuncias por suministro de alimentos descompuestos en la cárcel La Tramacúa

Internos de los pabellones 1 y 2 del Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Alta y Mediana Seguridad de Valledupar, conocido como La Tramacúa, nuevamente denuncian que están recibiendo alimentos en estado de descomposición, situación que en reiteradas oportunidades se ha alertado y hasta ahora los entes de control hacen caso omiso al llamado.

“El día 24 de noviembre, los internos de los mencionados pabellones nos vimos obligados a no recibir la cena, dado el estado de descomposición del pollo que se nos pretendían suministrar por la empresa DNP SAS. Ante tal situación se solicitó la presencia de un cuadro de mando, el cual estuvo representado por el cabo Gómez manifestando que no podía solucionar nada, por lo que tuvimos que acostarnos sin comer”, dice el comunicado emitido por el Movimiento Nacional Carcelario.

Con esta situación, reiteran la incapacidad del INPEC de velar y garantizar condiciones dignas a una población que durante décadas viene siendo objeto de todo tipo de vejámenes y tratos crueles, inhumanos y degradantes al interior de dicha prisión.
“Recordamos que el tema con el continuado incumplimiento en los horarios y la mala calidad de los alimentos termina repercutiendo seriamente en las condiciones de salud de los internos y poniendo en riesgo nuestras vidas”, se lee en el documento.

Al respecto, la defensora de Derechos Humanos de la población carcelaria, Patricia Obando, asegura que el problema es general en todas las cárceles del país, por el incumplimiento de las obligaciones por parte de las empresas prestadoras del servicio de alimentación. “Como organización defensora de derechos humanos pedimos una explicación sobre las contrataciones para proveer de alimentos a los internos, y por qué los organismos de control no se pronuncian al respecto”, dijo.

Por ello, elevan un S.O.S ante los entes de control y las organizaciones defensoras de los derechos humanos para que garanticen y protejan los derechos fundamentales y dignidad humana.