Actualidad

Creciente se llevó ocho casas en la margen derecha del río Guatapurí

Miedo, desespero y unidos en un solo grito de auxilio, se encuentran más de 40 familias asentadas en la margen derecha del río Guatapurí, a la altura del barrio 9 de Marzo, por la creciente del afluente que los sorprendió la noche del martes llevándose a su paso ocho viviendas y dejando en riesgo otras 40.

Las casas, construidas en madera, lata y plástico, desaparecieron en medio de la furia del río, mientras otras 29 quedaron en el aire socavando por la parte de abajo y dejando damnificados a los integrantes de las familias.


“Lo perdieron todo, por fortuna lograron sacar algunos enseres y ponerse a salvo ante las amenazas de la creciente por la ola invernal que azota a la región”, manifestó Rafael Morales, líder de la comunidad migrante venezolana.

En el lugar, se encuentran en riesgo familias colombianas y venezolanas, quienes ante el déficit habitacional en la ciudad, se han asentado en las riberas del río, sin magnificar el riesgo que enfrentan.

Al lugar se acercó una comisión de Defensa Civil y organismos de socorro, cuyos funcionarios recomendaron a la ciudadanía retirarse de la zona, por el alto riesgo que hay en el lugar,

Piden la presencia de las autoridades municipales y departamentales, además de asistencia médica, alimentos y ayudas para las personas que quedaron en la calle.

También imploran las acciones de la Policía Nacional y el Ejército, ya que la inseguridad también está azotando la zona, desconocidos se están aprovechando de la emergencia y buscan apoderarse de las pocas cosas que les quedan a los damnificados.