Regionales

Declaran calamidad pública en Riohacha por ola invernal: más de 7.000 familias damnificadas

En la noche del pasado jueves 10 de noviembre, el alcalde de Riohacha, José Ramiro Bermúdez Cotes, declaró calamidad pública en la capital del departamento de La Guajira. Las autoridades aseguran que la ola invernal suma más de 7.000 familias afectadas.

Las autoridades dieron la alarma después de las fuertes lluvias que se registraron en el departamento. En Uribia, un municipio cercano a Riohacha, las crecientes de los arroyos inundaron casi todo el casco urbano. Por la calamidad, más de 700 personas han sido trasladadas a dos albergues.

“Tenemos emergencias en varios barrios y las familias afectadas se han triplicado en comparación a lo que vivimos semanas atrás, Tememos que sigan creciendo los arroyos porque todos los que llegan a Uribia se están desbordando, necesitamos ayuda urgente del Gobierno nacional y todos los organismos de socorro”, dijo el alcalde de Uribia, Bonifacio Henríquez.

Desde el 1 de noviembre, el presidente Gustavo Petro y el director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd), Javier Pava Sánchez, decretaron la situación del país como desastre nacional por la ola invernal. Para atender a los 765 municipios que se han visto afectados, Petro destinó $2,1 billones de pesos.

Hasta el momento, por la temporada de lluvias, se registran 37 desaparecidos, 204 personas fallecidas, 281 heridos, y 144 mil familias afectadas. En cuanto a las viviendas destruidas, se reportan 4.418 y 75.353 averiadas, además de 2.184 vías. En total, las autoridades aseguran que son más de 2.000 eventos por cambio climático los que han ocurrido en el país.

Según la sala de crisis de la Ungrd, La Guajira está entre los siete departamentos más afectados en los últimos días. En Maicao, una de las ciudades principales de este departamento, el desbordamiento del Arroyo Parantial dejó 7.343 personas de 3.138 familias afectadas y un igual número de viviendas sufrieron daños. Mientras tanto, el desbordamiento del río Cañaverales afectó a 572 personas de 256 familias.