Judicial

Escándalo en la URI de Valledupar, policías permitían visitas, fiestas clandestinas, licor y prostitución

Un verdadero escándalo, se destapó en la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía en Valledupar, donde policías que prestaban servicio en el lugar, permitían actos de prostitución, fiestas clandestinas, ingreso de licor, entre otras irregularidades, al interior de las celdas.

Por el caso fueron detenidos tres uniformados, luego de la investigación ejecutada por la Fiscalía 12 seccional, cuyos funcionarios hicieron un seguimiento p0or casi un año, a estos actos de corrupción.

Los capturados fueron identificados como: Sergio Antonio Mendoza Chiquillo, Ellelvis Luis Alarcón Riviera y Edwin Calderón Vargas. Un cuatro policía estaría involucrado en los hechos, pero hasta ahora no ha sido detenido.

Los uniformados habrían incurrido en los delitos de concierto para delinquir, concusión, cohecho propio, constreñimiento a la prostitución y tortura, según lo informó la Fiscalía, alegando además que estas irregularidades sucedieron entre enero y noviembre de este año.

Los policías, quienes ejercían funciones de custodios de los internos, al parecer exigían dinero a los reclusos a cambio de ‘comodidades’, dentro del centro de reclusión preventivo.

Informó la Fiscalía, que entre las irregularidades estaba tener relaciones sexuales entre los mismos internos, ingreso de mujeres y hombres haciéndolos pasar como abogados de los reclusos, además de permitir el ingreso de celulares de alta gama, licor y realización de fiestas privadas en la sala de audiencias.

“Incluso en una oportunidad, el custodio Sergio Antonio Mendoza Chiquillo introdujo a un recluso a cambio de $300.000 para que lo torturaran en una celda”, afirmó el ente acusador.

Los detenidos están a disposición del Juzgado Cuarto Penal con funciones de control de garantías, para la audiencia de legalización de captura, imputación de cargos y medida de aseguramiento.