Nacionales

Las propuestas planteadas por el presidente Gustavo Petro para el Catatumbo

Al término del consejo integral de seguridad en El Tarra, Norte de Santander, el presidente Gustavo Petro les propuso a los habitantes del Catatumbo dejar el primer lugar de exportación de cocaína del mundo y convertirse en la capital nacional de la paz.

Inició su declaración el jefe de Estado señalando que el consejo de seguridad en El Tarra fue diferente porque “el pueblo está aquí presente, este pueblo que ha sufrido la exclusión como territorio, que ha sido víctima de innumerables violencias, este territorio lleno de fosas comunes, al cual me dicen no había llegado ningún presidente en la historia de Colombia. Y este pueblo debe estar aquí porque es el verdadero dueño de este territorio”.

Anunció el mandatario la realización del diálogo regional del Catatumbo, “ojalá con la participación de todas las partes de la sociedad, con todas sus visiones y diferencias, porque se trata de encontrar las coincidencias, la visión común de lo que se quiere sea el Catatumbo por parte de sus habitantes: que sea de alimentos, de selva, de palma, o de violencia y de coca, ¿qué es lo que queremos del Catatumbo?”.

Y les planteó al respecto: “Qué tal si agroindustrializamos a los campesinos, si construimos la carretera a Tibú, si construimos la Universidad del Catatumbo, si hacemos vías terciarias”.

En este mismo sentido, les propuso Petro a los habitantes “un camino diferente al de la hoja de coca, tema del que tenemos que hablar porque lamentablemente desde el año pasado el Catatumbo se ha convertido en la primera región de exportación de cocaína del mundo: no era Tumaco, ahora lo es el Catatumbo, con 40 mil hectáreas de producción. Tenemos que definir si nos vamos por ese camino y todos ustedes saben por la experiencia de Colombia que si aumentamos los cultivos de hoja de coca, aumenta la violencia, los muertos, las fosas comunes”. 

Durante su intervención Petro también propuso que el Catatumbo pueda ser escenario para las conversaciones con los grupos armados, es decir con “quienes hoy hacen la violencia para dejar definitivamente las armas y pasar a una nueva era”.

El mandatario agregó: “He admitido que se realice en el Catatumbo la primera asamblea de campesinos cultivadores de hoja de coca, la primera asamblea de cocaleros, con la intención de mostrarle a este Gobierno los caminos, las políticas públicas que nos permitan lograr que una familia campesina que hoy se dedique a la hoja de coca pueda sustituir eso por una actividad que le garantice más calidad de vida y la posibilidad de sacar adelante a sus hijos”.

Y concluyó al respecto el jefe de Estado: “Es posible un Catatumbo más grande, más poderoso, si somos capaces de producir el diálogo regional que haga que esta sociedad pueda decirle al Gobierno cuáles son las obras prioritarias que deben quedar en el PND. Les propongo construir el primer lugar de la paz en Colombia, que el Catatumbo sea la capital nacional de la paz”.