Internacionales

Más de 30 muertos en estampida en Nigeria durante entrega de alimentos en iglesia

Al menos 31 personas murieron este sábado por una estampida ocurrida en un acto organizado por una iglesia en la ciudad de Port Harcourt, en el sur de Nigeria , según informó la Policía. La iglesia, conocida como Kings Assembly, convocó un evento en el que prometió dar artículos de regalo y comida a cientos de feligreses que acudieron esta mañana y rompieron una puerta, lo que provocó la estampida.

«Son 31 personas las que murieron», declaró a los periodistas la portavoz interina de la Policía del estado de Rivers (cuya capital es Port Harcourt), Grace Iringe-Koko.

«Estaban a punto de comenzar el evento a las 09:00 de la mañana (08:00 GMT) más o menos. Pero algunas personas fueron allí e irrumpieron en el lugar y entraron. Así que la gente empezó a entrar corriendo y hubo una estampida», explicó Iringe-Koko.

La portavoz añadió que «ha comenzado la investigación para determinar las causas del incidente».

El suceso ocurrió en el Club de Polo de la urbe, donde la iglesia, al ver la cantidad de gente que se había presentado, cerró la puerta para evitar la entrada de más personas, según declararon testigos a los medios locales.

«La multitud afuera se volvió abrumadora y la gente forzó la puerta para que se abriera, lo que provocó una oleada de personas que provocó la estampida. La distribución ni siquiera había comenzado», comentó al diario The Nation un testigo que se identificó como Effiong

«Muchas personas murieron, otras quedaron inconscientes y todas fueron evacuadas al hospital», agregó Effiong.

Nigeria ha sufrido sucesos de este tipo en el pasado, como en febrero de 2019, cuando al menos 14 personas murieron también en Port Harcourt y otras ocho resultaron heridas durante una estampida tras un mitin de campaña del presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, quien aspiraba entonces a la reelección.

Asimismo, al menos 28 personas fallecieron y 200 resultaron heridas en noviembre de 2013 a consecuencia de una estampida tras una vigilia en un centro religioso de la ciudad de Ukeh, en el estado meridional de Anambra.