Judicial

Mediante muestras genéticas buscan identificar cuerpos recuperados en cementerio de Curumaní, Cesar

Muestras genéticas a más de 70 personas, tomó la Unidad Nacional de Búsqueda de Desaparecidos, a fin de lograr identificar los cuerpos recuperados en el cementerio de Curumaní, que podrían corresponder a víctimas del conflicto armado. 

Las muestras fueron entregadas al Instituto de Medicina Legal, a fin de agilizar la identificación, y poder entregar los restos a los familiares que siguen en la zozobra por encontrar a sus seres queridos.  

La directora de la Unidad de Búsqueda, Luz Marina Monzón Cifuentes, señaló que “entre más personas podamos tener asociadas a estrategias para encontrar a las personas desaparecidas, mayor será la posibilidad de atender el enorme desafío que implica buscar un universo de personas, en una práctica que fue sistemática, prolongada en el tiempo y generalizada en el territorio”. 

La funcionaria se declaró confiada en que la mancomunión de esfuerzos de las familias, las comunidades, organizaciones y las autoridades locales bajo la dirección de la UBPD, permitan avanzar en encontrar a las personas desaparecidas y poder conocer la verdad sobre esas desapariciones. 

Simultáneamente, el equipo interdisciplinario de la Unidad de Búsqueda realizó jornadas integrales en los corregimientos de Rincón Hondo, en Chiriguaná, en Casacará, en Codazzi, y en las cabeceras municipales de Curumaní, Becerril y Valledupar, donde se recibieron 30 nuevas solicitudes de búsqueda, y se realizaron entrevistas a familiares de personas desaparecidas, para ampliar la información sobre los lugares donde podrían haber sido inhumados los cuerpos de personas no identificadas. 

Durante la acción humanitaria en el cementerio de Curumaní, la UBPD intervino un osario familiar, nueve osarios comunes y exploró un área que en el pasado perteneció al cementerio. Para ello fueron utilizadas tecnologías como el radar de penetración terrestre – GPR y la reconstrucción multidimensional 3D con uso de drones y scanner terrestre de escena. 

El osario familiar fue intervenido con fines de identificación para la búsqueda de una persona desaparecida. Del análisis de los nueve osarios comunes dos de ellos resultaron de interés para la búsqueda. Sobre estos fueron tomadas medidas de protección, entre ellas el sellamiento para evitar que sean manipulados, y la solicitud de un cuidado especial que los resguarde de la filtración de agua y/o la presencia de plagas. 

Debido a las condiciones como eran depositados los cuerpos en lo osarios comunes, en su mayoría en bolsas plásticas abiertas y sin marcar, la UBPD estima que pudo recuperar al menos 14 estructuras que podrían corresponder a personas desaparecidas en circunstancias relacionadas con el conflicto armado. 

La acción humanitaria en el cementerio de Curumaní y las distintas acciones simultáneas de recolección de información, que se prolongaron por quince días, hacen parte del Plan Regional de Búsqueda Centro de Cesar, que comprende los municipios de El Banco, en Magdalena, y Agustín Codazzi, Becerril, Chimichagua, Chiriguaná, Curumaní, El Paso, La Jagua de Ibirico, Pailitas, Pelaya y Tamalameque, en Cesar. 

La UBPD estableció que el universo inicial de víctimas de desaparición en el centro de Cesar es de 1.685 personas, según el cruce de 30 fuentes oficiales y no oficiales, entre ellas las bases de datos de la Jurisdicción Especial para la Paz, la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, el Centro Nacional de Memoria Histórica, la Fiscalía General de la Nación, el Registro Único de Víctimas, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, el SIRDEC y organizaciones de la sociedad civil.