Internacionales

Miles de campesinos ingresan a Quito y estado de excepción rige en provincias

Miles de campesinos comenzaron a llegar durante la noche de este lunes a Quito, en el marco del paro nacional convocado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) contra la gestión económica del presidente conservador Guillermo Lasso, quien se ha refugiado en el llamado al diálogo y en la aplicación de un estado de excepción.

La Conaie, que convocó a la movilización social indefinida desde el pasado 13 de junio, ha planteado un pliego de peticiones con diez demandas que incluyen la congelación y reducción de los precios de los combustibles, el control de precios, impedir las privatizaciones y evitar la flexibilización laboral, entre otros.

Pese a que en la provincia de Pichincha, cuya capital es Quito, está sometida a esa medida excepcional, los indígenas han logrado burlar el impresionante despliegue de militares y policías ocurrido en los tres últimos días. Pese a que hasta la tarde de este lunes los manifestantes fueron impedidos de traspasar los piquetes de seguridad en el barrio Cutuglahua, en la entrada sur de Quito, con la llegada de la noche pudieron caminar hacia la zona central de la capital casi sin incidentes.

Mientras la marcha sumaba apoyo en las calles del sur de Quito, donde los moradores recibían a los indígenas con comida y aplausos, decenas habían logrado colarse hacia los sectores de la Universidad Central y la Politécnica Salesiana, ubicadas en la zona central de la ciudad y que suelen abrir sus puertas a los campesinos como zonas de paz.

Estado de excepción

El Gobierno de Ecuador anunció este lunes un nuevo decreto ejecutivo que extiende a seis las provincias sometidas a un estado de excepción, que busca frenar las protestas indígenas contra la gestión económica del presidente conservador Guillermo Lasso.

El anuncio sobre el nuevo estado de excepción, que inicialmente estaba concentrada en 3 provincias, se dio en un momento en que la Asamblea Nacional (Parlamento) debate sobre la derogación del primer decreto que afectaba a las andinas de Imbabura, Cotopaxi y Pichincha (cuya capital es Quito).

El nuevo decreto extiende la media excepcional a las provincias andinas de Chimborazo y Tungurahua, así como a la amazónica de Pastaza, donde se han concentrado las manifestaciones sociales, confirmó la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia.

La primera semana de las protestas contra el gobierno de Ecuador por la carestía de la vida impidió producir unos 78.000 barriles de petróleo en todo el país al ser tomadas varias instalaciones petroleras por los manifestantes, según datos oficiales difundidos este lunes.

De esos 78.000 barriles que se dejaron de producir, 64.000 son de campos operados por la petrolera estatal Petroecuador y otros 13.000 de empresas privadas, apuntó en rueda de prensa el subsecretario de Exploración y Explotación de Petróleo y Gas Natural del Ministerio de Energía y Minas, Ramón Correa.