Actualidad

‘Otoniel’ señaló de la fallida desmovilización al exfiscal Néstor Humberto Martínez

La Jurisdicción Especial de Paz (JEP) dio a conocer la diligencia completa en calidad de testigo que rindió el excomandante del Clan del Golfo, Dairo Úsuga “Otoniel”, en la que se conocieron detalles sobre su aprehensión por parte de la Fuerza Pública, y con sus propias palabras en reiteradas ocasiones durante la audiencia insistió en que se entregó voluntariamente.

“Sí había operaciones en la zona como a diario, hacía como dos días había una operación, yo venía por ahí en la zona y había una tropa del Ejército, yo llegué voluntariamente a la tropa donde estaba el Ejército, no fue captura, sino fuese así me hubieran matado. Les grité y hablé con ellos y dije voy a cuadrar mi problema” expresó ante el Tribunal de Paz.

Señaló que tres de sus escoltas llegaron muy cerca a donde estaban los soldados y lo acompañaron hasta allí y luego se devolvieron, previo a que se quitara la camiseta para acreditar que no estuviera armado, acto seguido lo tendieron en el suelo y lo amarraron, “yo hablé con ellos antes de llegar y ellos me dijeron que estaban en la vía y que llegara”.

Además, también detalló los acercamientos que tuvo con el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos para lograr un acuerdo de desmovilización. En palabras de “Otoniel”, responsabilizó al exfiscal general Néstor Humberto Martínez por no haber avanzado en esas negociaciones, que según sus cálculos hubiesen producido una dejación de armas por parte de 4.000 a 5.000 hombres.

“Cuando eso estaba el fiscal Humberto Martínez, entonces ahí comenzó el problema del acercamiento que había y por eso se terminó, pero la voluntad había para llegar a un acuerdo- Él quería un sometimiento de una vez, sin tener los muchachos los beneficios entonces las garantías eran muy poquitas para la negociación”, sostuvo sobre el exfiscal Martínez.

El excomandante del Clan del Golfo además se refirió a su paso por la guerrilla de las Farc y luego al EPL, señalando que después de su desmovilización se acercó a la casa Castaño y a partir de allí se unió a las Autodefensas.

En su declaración, además señaló que no conoció de empresarios ni líderes políticos de la Unión Patriótica durante su paso por las Autodefensas en la región de Urabá y desestimó cualquier tipo de colaboración de comerciantes o agentes estatales con el Clan del Golfo.

También sostuvo ante la JEP que ese grupo armado “nunca” se opuso a la restitución de tierras de los campesinos e incluso dijo que en ciertos casos “hasta los apoyaban” para que pudieran recuperar sus predios.