Internacionales

Presidente de Nicaragua fue acusado por muerte de opositor que estaba en prisión

Diferentes organizaciones opositoras responsabilizaron este sábado al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega y a su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, por la muerte del histórico exguerrillero sandinista disidente Hugo Torres, quien al momento de fallecer estaba detenido por delitos considerados «traición a la patria».

La organización opositora Unión Democrática Renovadora (Unamos), antiguo Movimiento Renovador Sandinista (MRS), y del cual Torres era directivo, en un comunicado señaló que «el fallecimiento de nuestro vicepresidente en manos de la dictadura es otro crimen de los tantos cometidos por los Ortega Murillo».

Hasta ahora se desconocen las causas de la muerte, así como el lugar del fallecimiento de Torres, quien había sido capturado por la Policía de Nicaragua en junio de 2021, en medio de una ola de arrestos en el contexto de las elecciones de noviembre pasado, en las que Ortega y Murillo fueron reelegidos.

«Hugo muere siendo preso político de la dictadura y recae sobre ella la responsabilidad de su muerte por haberlo apresado y mantenerlo en calidad de secuestrado hasta hoy, fecha de su muerte”, agregó Unamos.

La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco señaló que “la dictadura Ortega Murillo es la única responsable de lo que sucedió con Hugo Torres, al encontrarse bajo su guarda y custodia, y al someterlo a torturas, extensos interrogatorios y las precarias condiciones en las que fue encerrado en sus meses de arresto arbitrario, como la mala alimentación”.

La Unidad Nacional también demandó “que se haga una investigación independiente para aclarar los hechos”, para que no quede “en la impunidad”.

Hugo Torres Jiménez, quien alguna vez arriesgó su vida para liberar al hoy presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, había sido encarcelado junto con varios opositores, por el gobierno del mismo hombre que él rescató.

«Comunicamos con profundo dolor el fallecimiento de nuestro adorado padre», dijeron sus hijos en una esquela difundida por el bloque opositor Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), que Torres Integraba.

Detenido desde el 13 de junio de 2021 en la cárcel de El Chipote, Torres formó parte de un grupo de 46 opositores detenidos el año pasado tras ser acusados por el gobierno de Ortega de conspirar en su contra, con el apoyo de Washington, y los consideró «criminales».

En diciembre, Torres fue llevado a un hospital por complicaciones en su salud, según cercanos.

«Por voluntad expresa de nuestro padre no se celebrará honra fúnebre ni ceremonias públicas», agregó la familia.

«Vilipendiado y tratado como un criminal, Hugo murió de tristeza y de saber que toda su vida heroica la pisoteaban aquellos por los que arriesgó su vida tantas veces», dijo en Twitter desde el exilio la poetisa Gioconda Belli.

«Las traiciones son el cáncer más duro que puede sufrir un hombre íntegro y bueno como Hugo», aseguró Belli.

Por su parte, la también opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia resaltó, “muere a los 73 años sometido a un injusto encarcelamiento con un encierro en condiciones inhumanas, con tratos crueles y degradantes”, afirmó. “Este hecho es una muestra más del grado de desprecio de este régimen por la vida y la dignidad humana”, añadió. 

La mayoría de las reacciones a la muerte del exguerrillero en las redes sociales destacaron la paradoja de Torres, ya que en la década de 1970 arriesgó su vida para sacar a Ortega de las cárceles de la dictadura somocista y 46 años después el Gobierno que éste preside ordenó su encarcelamiento.

En 1978 Torres también encabezó la toma del Palacio Nacional de Nicaragua, junto con el legendario “Comandante Cero”, Edén Pastora (1936-2020) y con la “Comandante Dos”, Dora María Téllez, actualmente prisionera, para liberar a 60 “presos políticos”.  

El gobierno de Ortega no se ha pronunciado hasta el momento.