Internacionales

Presidente Trump anuncia endurecimiento «sustancial» de sanciones contra Irán

El presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció este miércoles un endurecimiento «sustancial» de sus sanciones contra Irán, tras los ataques contra instalaciones petroleras de Arabia Saudita que Washington atribuye a Teherán.

«¡Le acabo de ordenar al secretario del Tesoro endurecer sustancialmente las sanciones contra el estado iraní!», escribió el presidente de Estados Unidos en Twitter.

Desde mayo de 2018, tras retirarse unilateralmente de un acuerdo internacional de 2015 destinado a restringir la industria nuclear iraní a fines civiles, Trump intenta frenar el poder de Teherán en la región a través de una campaña de «máxima presión» de sanciones económicas.

En un mensaje enviado a Washington, Irán negó que hubiera tenido la más mínima participación en los ataques que redujeron a la mitad la producción de petróleo saudita e hicieron inicialmente subir los precios del crudo.

Aunque el ataque fue reivindicado por los rebeldes hutíes, Estados Unidos está seguro de que Irán está detrás del ataque.

Trump, que afirmó que quería ponerse de acuerdo con Riad y esperar a tener la certeza de la responsabilidad de Teherán, envió a su jefe de la diplomacia Mike Pompeo a Yeda, en el oeste del reino saudita. Pompeo se reunirá con el príncipe heredero Mohamed Bin Salmán para «coordinar los esfuerzos para contrarrestar la agresión iraní en la región», según el departamento de Estado

El pasado sábado, dos refinerías de la petrolera estatal saudí Aramco, clave para el abastecimiento mundial de crudo, fueron atacadas con diez drones, causando una reducción de cerca del 50 % de su producción.

La acción fue reivindicada por los rebeldes hutíes del Yemen, apoyados por Irán, pero la coalición de Estados en su contra liderada por Arabia Saudí lo rechazó y, en su primera valoración este lunes, dijo que las armas utilizadas eran iraníes.

Aun así, Riad no ha acusado directamente a Irán de lanzar el ataque y se ha mostrado prudente a la espera de los resultados de la investigación; pese a que Pompeo sí que responsabilizó el sábado a la República Islámica y aseguró que no había «pruebas» de que la agresión proviniera del Yemen.