Actualidad

Sofía Morón, hija del periodista Pepe Morón, desapareció en Bogotá

“Papá en algún lugar leí que no mereces vivir, si tu vida se basa en sufrimiento…”. Esta es una de las líneas de la carta que dejó la adolescente vallenata, Sofía Katalina Morón Morales, de 15 años, a su padre, el periodista Alfonso José ‘Pepe’ Morón, quien desde la mañana del domingo 10 de julio, vive la peor pesadilla al no saber del paradero de su hija, quien ya cumple dos días desaparecida.

La última vez que la vieron fue en calle 58 con carrera cuarta en la localidad de Chapinero en Bogotá, desde donde salió a encontrarse con un primo en una estación de Transmilenio, pero no llegó, dijo Morón Morales, quien es oriundo de La Paz y laborada para RCN Mundo en la ciudad capital.

Desde entonces, las alertas se empezaron a activar, pero más se empezó a acelerar el corazón de ‘Pepe’ Morón, quien a las horas hizo pública la noticia a través de su cuenta en Twitter con el siguiente mensaje: “Ayuda, mi hija Sofía Katalina Morón, está desaparecida…”.

De inmediato el Gaula de la Policía Nacional, se activó en las labores de búsqueda, mientras a la par amigos, familiares y colegas de Morón, aportan su granito de arena para dar con el paradero de la menor. El Gaula está pidiendo los permisos de las cámaras de seguridad del lugar de residencia para ver si salió sola o acompañada, y cómo iba vestida

‘Pepe’ Morón, con lágrimas en sus ojos, implora a Dios por el pronto regreso de quien es su única hija y con asegura, mantiene una buena relación, incluso afirma que la menor no sufre de bullying o matoneo en el Colegio Manuela Beltrán de Chapinero, donde cursa décimo grado, y que tampoco presenta signos o síntomas de depresión.

“Un amigo de Sofía fue el último que la vio la mañana del domingo, quien llegó al apartamento en Chapinero a recoger una guitarra, luego ella llamó a un primo para verse a la estación de Transmilenio, pero al no llegar esa persona me llamó angustiado por la ausencia, y tampoco contestaba el teléfono celular”.

Las horas pasaban y la angustia lo dominaba, por lo que Morón fue de inmediato al apartamento y encontró la carta donde se despide.

“Llegué aquí con el único propósito de que mi abuela pudiera ver que tenía una nieta antes de morir, y así fue, le traje felicidad. Ella ya no está y por lo tanto mi propósito en este mundo ya acabó, o por lo menos cerca de ustedes. Sé que no sobreviviré un día en la calle y que personas mueren a diario, será una de ellas. No te enojes por esto, por favor, Adiós, te amo”, es otro de los fragmentos que se leen en la carta escrita por la adolescente.

Morón pidió ayuda, si alguien la ve, se comuniquen a la línea 123 y a su teléfono celular 3235139511.