Opinion

Valledupar, escuchar a la gente!

Por: William Herrera Clavijo

Es importante resaltar de la elección y acuerdo nacional propuesto por el Señor presidente electo una oportunidad, conforme ambiente colectivo, de que surjan opciones alternativas a apellidos, clanes y chequeras tradicionales, en los cuales y sin duda, los ciudadanos se verán mejor representados en escenarios de discusión y reflexión en la elección de mandatarios el próximo año. Discusión que compromete las, necesidades y expectativas de la gente.

Por ahora, y siendo destacado por medios de comunicación nacionales, es reprochable el referente probatorio a partir del testimonio de alcaldes en el que se vincula y menciona la afectación a proyectos que benefician a municipios pobres y afectados por el conflicto. Esta situación de acuerdo a fuentes cercanas a la Casa de Nariño es motivo de preocupación según el periódico conservador El Nuevo Siglo (02 de julio de 2022), por las denuncias presentadas.

Son esos aires de cambio que impulsan la eliminación de la Procuraduría como propuesta audaz para derrumbar ese armatoste burocrático que desempolva francotiradores adiestrados para atacar esas fuerzas históricas que estremecen de vez en cuando el brazo político del statu quo del poder.

Situaciones éstas que también preocupan a nuestra gente, a nuestra ciudad, porque sigue siendo el erario público fuente de enriquecimiento ilícito de servidores, que también utilizan dichos recursos para financiar y montar campañas que desequilibran la relación que surge entre electores y elegidos, generando en no pocos casos un simulacro de democracia.

Y como quiera que se van suscitando espacios de opinión, Valledupar requiere de reflexiones que se relacionen con sus expectativas, una ciudad que no puede pasar inadvertido un esquema de cambio de gobierno o concepción del Estado que se refleja en la presidencia que asume Gustavo Petro.

Un primer paso, es actualizar una agenda por Valledupar, que debe reflejar un espacio abierto, constructivo y tener como punto de partida el empalme del gobierno entrante y entidades que de una u otra forma participan de transferencias, recursos, contratos, convenios, proyectos y programas que de forma directa o en ejecución conjunta comprometen el presupuesto nacional.

Pareciera que se hubiera detenido en el tiempo esa agenda, pero es, esa aureola de cambio y los latidos sociales de la gente que van construyendo una senda direccionada desde el gobierno nacional para darle altura a los retos que tenemos como msociedad.

Esos empalmes, esos Planes de Desarrollo nos permiten retomar iniciativas con vocación y aptitud de ser ejecutadas como la réplica de Galerías en diferentes Comunas de acuerdo a su densidad de población, realidades y caracterizaciones socio económicas. No es dable ver el centro comercial La Granja convertido en una rastrojera, a manera de ejemplo. Galerías Populares que habrán de concebirse como una reactivación del empleo y donde se priorice a la mujer cabeza de hogar y a los jóvenes. A la vez, conlleve una respuesta de reubicación y condiciones dignas para vendedores ambulantes y puedan competir en un mercado acorde con la dinámica formal de centros de consumo y en rededor de ellos.

Tareas sociales por cumplir que deben corresponderse con participación activa de los gremios, más educación, formación y capacitación hacia escenarios de empleabilidad laboral. Nuestros jóvenes quieren ver respuestas más preventivas y menos represivas en los índices de consumo de estupefacientes, más política pública de tratamientos terapéuticos. El gobierno nacional desde la construcción de escenarios educativos propende por mayor educación, mejor sociedad y menos deserción escolar. Es así que se construye país, es así en que la Paz es un referente del desarrollo. Y no a través de coimas perversas que destruyen el tejido social.

Nuevas rutas, nuevas oportunidades, nuevos dirigentes. Escuchar a los corregimientos y su adecuación a las cadenas productivas, espacios de participación del sector público y privado, propiciar formas asociativas. Por supuesto que esto, va permitiendo construir un diagnóstico serio y ordenado, con un sistema de información que permita articular una política de empleo.

Darle prioridad en materia de ecosistema al tejido y cuencas que protegen a los ríos Guatapurí y río Cesar, ya el río Bogotá avanza por una mirada más responsables de quienes asumen funciones ambientales.

La construcción de Galerías Populares son un buen mensaje para el emprendimiento. Mayor cobertura en programas y proyectos de vivienda de interés social, como respuestas a familias sin techo, reavivan el desarrollo y estimulan la demanda de bienes y servicios. Es la calidad de vida que nutre y materializa las agendas institucionales de los servidores públicos.

Valledupar debe estar asumiendo de una vez por toda la consigna de que Emdupar no se vende, ni se privatiza. Cerrar ese capítulo y definir que el camino a seguir es el retiro total de cualquier propuesta a su privatización o cualquier disfraz que tenga como intención siquiera lucros financieros desde una tercería.

Buen oído frente al cambio, escuchar a la gente y darles un portazo a aquellas formas de corrupción que se constituyen en una negación sistemática de los sueños y derechos de la gente.