Sin categoría

Diomedes Díaz, el ‘Cacique’ Ocho años después de su muerte y sus canciones no paran de sonar

Para el día de su muerte la ciencia estaba ya un poco avanzada para que el artista emprendiera un camino de perpetuidad sin precedentes en la historia musical de Colombia. De toda Latinoamérica-.

Ocho años después de su fallecimiento, Diomedes Díaz está más vigente que nunca. Sus canciones no paran de sonar por todo el caribe colombiano, incluso con más fuerza que cualquier otro representante de la música vallenata activo.

Su fenómeno es mayor a lo que ocurrió con el otro fenómeno de la música de acordeón Rafael Orozco y ni los respetables juglares que sentaron las bases del vallenato, patrimonio inmaterial de la humanidad, consiguieron semejante impacto.

Los últimos ocho años del Diomedes Díaz cantante, los que sucedieron a su muerte, son difíciles de entender sin mirar más allá de lo estrictamente musical, sin reconocer el protagonismo y la evolución de la tecnología, las redes sociales y lo que hoy empieza a conocerse como el metaverso.

Con las redes, Diomedes trascendió de su papel habitual. Llegó y sedujo a personas de otras latitudes, como a Snorri Eldjárn Hauksson, de Islandia, que se aprendió sus canciones, se hizo viral como el islandés del vallenato y viajó a Colombia cual celebridad para participar en un Festival en Valledupar.

El ‘Cacique de La Junta’ fue un adelantado a su tiempo. Lo fue como intérprete y como escritor de grandes vallenatos. De su inspiración nacieron éxitos como Tres canciones – la ventana marroncita -, El alma en un arcordeón, Tu serenata, Bonita, Mi muchacho, El cóndor herido, entre muchos otros.

Pero también fue un adelantado a su tiempo por su personalidad. Diomedes fue viral, un movilizador de masas que convocaba a miles de personas en cualquier espacio público que pisara.

Ni siquiera la condena por el crimen de Doris Adriana Niño frenó la simpatía de sus seguidores, hipnotizados por la voz y la forma de ser del cantante. Sus presentaciones en vivo siguieron siendo masivas, las caravanas de ‘diomedistas’ para celebrar su cumpleaños un 26 de mayo o la salida de un nuevo álbum se mantuvieron hasta el día de su entierro.

La atracción por Diomedes Díaz no murió con él el 22 de diciembre del 2013. Mientras seguía sonando en emisoras, en parrandas vallenatas y en cualquier escenario musical de la costa colombiana, su marca personal fue migrando y posicionándose en las nuevas plataformas digitales, en las que alcanzó a nuevas generaciones.

En 2013 no existía TikTok, Instagram todavía era una red que intentaba afianzarse en Colombia y los artistas no se habían percatado de que el futuro los guiaría hacia Spotify, Deezer, Youtube y nuevos modelos de negocio.

Los propietarios comerciales de la música de Diomedes lo llevaron a todas esas plataformas, en las que ha crecido más de lo que esperaban. En 2020 ya decía a medios de comunicación la presidenta de Sony Music Región Andina, Adriana Restrepo, que al incursionar en las plataformas esperaban llegar a una audiencia adulta. Se sorprendieron al ver que su crecimiento tuvo como base a personas de entre 9 y 26 años. 

En Youtube los suscriptores sobrepasan el millón y medio, en Facebook es de más de dos millones, en Instagram tiene 136 mil seguidores y en TikTok lo siguen 250.500.

En Spotify ha sido tendencia para Colombia por detrás de artistas del género urbano como J Balvin, Ozuna y Bad Bunny.

TikTok le ha abierto las puertas de los más jóvenes, aquellos que no lo conocieron y que ahora se sorprenden por las locuras y ocurrencias que protagonizaba en tarima, resumidos ahora en videos cortos.