La voz de la comunidad

Comunidades de los barrios 5 de Enero, Candelaria Norte y la urbanización La Ceiba denuncian venta y consumo de alucinógenos

Pese a que falta su promulgación definitiva, con la conciliación de Senado y Cámara y la sanción presidencial, del proyecto de ley que busca prohibir el porte y consumo de drogas en los parques, entornos escolares y escenarios deportivos, los viciosos en esta ciudad comenzaron a buscar nuevos sitios en donde consumir y vender alucinógenos.

La comunidad denunció que en la alameda de la acequia Las Mercedes, entre los barrios 5 de Enero, La Candelaria Norte y la urbanización La Ceiba, la última semana se desató la venta y consumo descarado de alucinógenos sin importar la presencia de menores de edad que viven en el sector.

Los denunciantes tuvieron contacto con el secretario de Gobierno municipal de Valledupar, Gonzalo Arzuza Torrado, para que se reprima con la Policía la venta y consumo de sicotrópicos en una zona que es utilizada para el sano esparcimiento.

La queja precisa que los jibaros se camuflan entre los lavadores de carros e incluso algunos de ellos venden y la utilizan.

Otros de los sectores en donde llegan los llamados ‘burros’ es en el parque lineal de Hurtado, en donde también fuman, inhalan y la venden.

Cabe recordar el estudio del Observatorio de Drogas del ministerio de Justicia del año anterior que indica que el consumo en estudiantes está en aumento, al igual que la producción de los cultivos ilícitos, como el de la hoja de coca que está en sus máximos históricos.