La voz de la comunidad

El Colegio La Esperanza de Valledupar sin aseadoras y con una sola batería sanitaria

Tras considerar que no existen condiciones mínimas para reintegrarse a la presencialidad, los padres de familia de la Institución Técnica La Esperanza, ubicada en el barrio La Nevada de Valledupar, alzaron su voz de protesta por la precaria situación que atraviesa el colegio, entre la que se destacan la falta de aseadoras y el funcionamiento de una sola batería sanitaria para todos los estudiantes.

“En el turno de la mañana hay 1.000 alumnos, y solo hay una batería sanitaria en malas condiciones. Tampoco hay personal para el aseo de la institución, el agua es escasa y la ventilación en las aulas de clase es mínima; necesitamos soluciones inmediatas”, dijo Eunice Salguero, madre de familia.

Otro de los protestantes agregó que también existe la falta de abanicos, los techos están deteriorados, hay escasez de agua en los baños y los bebederos, y la ventilación de los salones no es la mejor por temas de bioseguridad por el Covid-19.

Al respecto, Gustavo Claro Santiago, rector de la institución, manifestó que la queja ya fue formulada ante la Secretaría de Educación Municipal, pero hasta ahora no había respuesta. Se han notado retrasos en la instalación de las baterías sanitarias y ya los padres de familia decidieron no esperar más, sino exigir por el bienestar de sus hijos.

 SECRETARÍA DE EDUCACIÓN RESPONDE

Durante la protesta, al colegio se presentó Iván Bolaños, secretario de Educación Municipal, quien una vez que escuchó a los padres de familia pidió paciencia y confianza ante los trabajos que ya están por iniciar en cuanto a la instalación de las baterías sanitarias. “Igualmente se contratará un empleado de servicio para las labores de limpieza y se buscarán soluciones inmediatas al resto de las falencias que presenta la institución”.